Etiquetas

, , , ,

Autoría: Aaron, alumno dle coelgio de Montes de Luna.

La Crisis y Una Mirada al Pasado (redacciones del día del municipio)

aaron_34En esa época sí que había bastante crisis. Me cuenta mi abuela que ella tenía que caminar como cinco o seis kilómetros desde Barranco Hondo donde vivía hasta Montes de Luna para ir a la escuela y a veces iba descalza porque solo tenía unas pantuflas.


Solían salir para el norte con higos pasados. Hacían un trueque y ellos traían, coles cerradas, maíz y papas.
Mi bisabuela hacía jabón para la ropa. Tenían un molde rectangular, ponía un caldero al fuego, le ponía sosa cáustica y varias cosas mas. Cuando estaba todo derretido, lo ponía en el molde, lo dejaba enfriar, quitaba el molde y lo cortaba en cuadrados y ya tenían el jabón listo para lavar. Para el café recolectaban cebada, lo tostaban en una lata, con una botella, lo molían, lo ponían dentro de un paño al fuego con agua caliente y eso era el café de cebada. Las casa eran de piedra y tejas. Tenían una aljibe aunque muchas otras no tenían aljibe. Iban a buscar agua a un pozo que lo llamaba La Galera. El agua la traían en medios barriles y los burros eran los encargados del transporte.
Cuando no llovía y no había agua en las aljibes, las mujeres, iban a La Galera con la ropa para lavarla.
Los hombres hicieron unas piletas de piedra y ellos quitaban el agua del pozo para que lavaran.
Cuando caían las primeras aguas , los hombres hacían en el barranco un hoyo para almacenar el agua para los animales, cocinar y beber. También me cuenta mi abuela que cuando llovía y no se pasaban los higos, se recogían paja de chochos y se daba fuego en los hornos para hornearlos. En esa época no había electricidad y se alumbraban con lasca de tea.
Mas tarde con petróleo que se usaba para el quinqué y con un farol con una vela dentro. El farol era de cristal. En todas las casas los animales que habían eran cabras ,vacas ,gallinas ,cochinos … El cochino cuando se mataba se aprovechaba todo: con las tripas se hacían morcillas, con las grasas se hacían manteca, la carne se salaba con sal y se ponía en una barrica de madera. Mi abuelo me contó que a los once años su madre lo mandaba a buscar boniatos con una prima a un sitio que se llama el Salto de Tigalate. También todos los días iba a los Barranqueros a donde tenían las vacas. Mi bisabuelo ordeñaba la vaca y mi abuelo traía la leche en un balde. Mi abuela se acuerda de que en su casa se hacía mantequilla pero no era
para comerla, era para venderla para poder comprar velas, cerillas. Era tanta el hambre que pasaban que mi abuela se rompió la cabeza corriendo para comer arroz con leche. Pues sólo se comía por carnavales.
Los juguetes que habían eran muy naturales: coches hechos con pencas, muñecas de trapo, tirachinas, trompos …, pero tampoco les quedaba mucho tiempo para jugar, porque tenían que cuidar las cabras que soltaban en el campo para pastorearlas. Mi bisabuela hacía suéteres de lana, que obtenían de ovejas. También se hacían mantas para la cama, con lana y tiras de tela o lino. Los colchones que habían eran de gamonas, pinillo y de cebada. Estos últimos era un privilegio para los que lo tenían porque no todos tenían cebada. Y mi abuelo me ha contado que para tomar la leche no tenía taza y la tomaba en una lata de sardinas. También iba a buscar pinillo al monte. Hacía arrastre con dos palos y lo llevaba hasta el Puente Roto y traía seis pacas y cobraba seis pesetas. Y mi abuelo tenía una tía que tenía un telar en donde tejía mantas y mi abuelo le llenaba las cañuelas. Las tiras se hacían con tela vieja y se tejía la manta porque no había dinero para comprar mantas porque eran muy pobres.
Mi bisabuelo era cabrero tenía unas cuantas cabras y la comida para tenían que comer era leche y queso.
Mi padre me contó que su bisabuela salía de Las Indias de noche para el molino porque tenía que hacer turno para ver cuando le tocaba .Había veces que había tanta gente que tenía que ir al día siguiente otra vez para poder moler el grano para el gofio.
También me contó mi padre que iban para el monte a cavar helechos.
Estaban todo el día y recogían un puñado de raíces para hacer bollos de helechos. Mi abuela y mi bisabuela solían salir por las mañanas con cabrasl, llevaban  almendras y unos pocos de higos. También llevaban una almohadilla con borde para ganar unas pocas pesetas.
Aarón

Anuncios